ERICE

Desde el siglo Griego hasta la Edad media
DESCRIPCIÓN:

Superficialmente, Erice representa el epítome de la Edad Media, a través de sus los castillos, sus murallas y sus calles de piedra. En realidad, su origen es mucho más antigua. Esta singular ciudad, ubicada en una colina que domina la costa del Tirreno en el oeste de Sicilia, era la antigua Eryx, una próspera ciudad elímica y cartaginesa, con un templo muy conocido dedicado a la diosa fenicia de la fertilidad, Astarte (luego identificada con Venus y adorada por los romanos) y su propio héroe homónimo, si bien mítico, el gobernante Eryx. Tanto Hércules como Eneas están asociados con la antigua Erice. Según Diodorus Siculus, Eryx combatió a Heracles (Hércules) durante la visita de este último a esta parte de Sicilia, y lo afronto en una pelea de lucha libre. Según la leyenda, Eryx habría sido el hijo de Afrodita y del Rey. Por tal motivo, Virgilio lo identifica como un hermano de Eneas.

Desafortunadamente, poco se sabe de los Elimos. Originarios de Asia Menor (posiblemente Anatolia), llegaron a Sicilia para establecerse en algunas de las regiones occidentales de la isla alrededor del año 1200 a. C., durante más o menos el mismo período en que los Siculos, que emigraron de la Italia peninsular, colonizaron la parte noreste de la isla. Ambos coexistieron con los nativos Sicanios. Durante la dominación griega, la mayoría de los Elimos, incluidos los de Segesta (Egesta), se asimilaron culturalmente con los griegos. Pruebas históricas sugieren, sin embargo, que los Elimos de Eryx, se asimilaron más fácilmente con la cultura púnica de los cartagineses.

Los fenicios, cartagineses y romanos, a su vez, conquistaron la ciudad, que nunca desarrolló una cultura griega particularmente fuerte, excepto la de los bizantinos medievales del Imperio Romano de Oriente. Para los árabes, Erice era un punto de apoyo importante conocido como Gebel Hamed, que los normandos bautizaron Monte San Giuliano, un nombre con el que fue conocido hasta 1934, cuando se le dio su nombre latino original.

 

Situada en la cima de una colina (a unos 750 metros sobre el nivel del mar) con vistas a Trapani y las playas de San Vito Lo Capo, Erice es casi una especie de Taormina siciliana occidental. Hay algunas antiguas murallas elímicas y fenicias que rodean el lado noreste de la ciudad, y dos castillos, el Castillo de Pepoli, con cimientos que datan de la época árabe, y el cercano Castillo de Venus, que data del período normando pero construido sobre las ruinas del antiguo Templo de Venus (o Astarte) donde se cree que se practicaba la prostitución ritual. Rodeados por un exuberante parque, solo los castillos de la colina merecen una parada en Erice, que ofrece encantadoras calles antiguas de piedra y varias iglesias medievales. Al principio, el castillo de Pepoli era una fortaleza feudal, aunque Erice finalmente fue cedida a la Corona como una ciudad desmesada. La vista desde las torres del castillo es estupenda. Aunque ambos castillos se han modificado un poco a lo largo de los siglos, todavía tienen ese carácter distintivo medieval que uno se espera de tales fortalezas.

 

En 406 a. C., tuvo lugar una importante batalla naval en las aguas cercanas, entre las flotas de Cartago y Siracusa, con la victoria de este último. Más tarde, en la Primera Guerra Púnica, Eryx cayó ante los cartagineses, y en 260 a. C. Amílcar la destruyó. Fue muy disputada por griegos, cartagineses y romanos, luego fue conquistada por los árabes en los años caóticos que siguieron al 827. Escribiendo en el siglo XII, el geógrafo árabe Idrisi observó que las mujeres de esta ciudad eran entre las más bellas de Sicilia. Más tarde, Ibn Jubayr también escribió sobre eso.

 

La arquitectura eclesiástica no está ausente de Erice. La Iglesia Madre, en Via Carvini, es esencialmente una estructura proto gótica del siglo XIV cuyo estilo refleja ciertas influencias románicas. Una torre más antigua se encuentra en la entrada, y la iglesia misma se construyó sobre una estructura mucho más antigua. La Iglesia medieval de San Juan Bautista fue modificada en los últimos siglos, pero aún conserva algo de su estilo original, especialmente su exterior. Fue construida como una capilla ortodoxa. La iglesia de Santa Úrsula, del siglo XV, que también conserva algunos elementos góticos medievales, merece una visita.